Publicado el

¿Qué debes considerar antes de instalar una línea de vida?

Las líneas de vida son los elementos de protección colectiva anticaídas más conocidos y utilizados para los trabajos en altura. Pueden ser temporales o permanentes, horizontales o verticales, rígidas o flexibles y su uso ha crecido en los últimos años. En este reportaje, te queremos contar sobre la labor previa a la instalación de las líneas de vida, que consiste en diseñar el sistema; se debe identificar la configuración óptima, la cantidad de usuarios que utilizarán el sistema de manera simultánea, la ubicación de los puntos de anclaje y el método para fijar la línea de vida a la techumbre o estructura donde se requiere.

Antes de instalar correctamente una línea de vida, es necesario hacer un Análisis Seguro de Trabajo (AST) que indique los potenciales riesgos ocupacionales en el sitio donde el trabajador realizará sus labores. Fundamental es el análisis de la cubierta para ver qué tipo de placa se requiere instalar o si se puede instalar directo a la cubierta. Luego, cuando el especialista defina cada tipo de tarea que los trabajadores podrían realizar (que involucre desplazamiento por techos o planos inclinados, ascenso o descenso en escaleras, entre otros), se deberán considerar las condiciones ambientales como calor, humedad, velocidad del viento, presencia de agentes altamente explosivos o corrosivos como la sal de mar.

Es muy importante solicitar al fabricante las fichas técnicas de la línea de vida y leer las recomendaciones de uso. Si el fabricante no provee de la documentación necesario, ¡duda!; es posible que no sea un producto seguro. En el caso de las líneas de vida fabricadas por Fallprotec®, estas cuentan con certificación bajo normativa europea vigente para cada sistema y sus componentes, cuya documentación de respaldo se entrega a todos sus clientes.

La línea de vida a instalar, ya sea de cable de acero o riel de aluminio rígido, debe permitir el tránsito continuo del usuario por toda su zona de trabajo, sin dejar sectores desprotegidos del riesgo de una caída accidental. Los anclajes utilizados para fijar la línea de vida, según lo que exige la normativa europea vigente, deben ser sometidos a ensayos donde, entre otros requisitos tienen que ser capaces de detener una carga dinámica de 2.268 kg por cada persona que la utilizará de manera simultánea. Además, el usuario no debe recibir un impacto que exceda los 6kN de fuerza, o puede terminar con lesiones incluso más graves que las que puede provocar una caída accidental. Los sistemas de línea de vida en cable de acero suministrados por Fallprotec® pueden ser diseñados para ser utilizados por hasta 4 personas de manera simultánea, mientras que los sistemas de riel de aluminio pueden ser utilizados por 2 personas por tramo entre soportes (por ejemplo, usualmente en 30 metros de línea de vida en riel, se tiene una distancia entre soportes de 3 metros, por lo que pueden trabajar 20 personas siempre y cuando respeten la distribución de 2 personas entre soportes adyacentes).

Estas mismas recomendaciones se pueden tomar en cuenta para las líneas de vida temporales de poliéster ultra resistente, siempre considerando la metodología de uso y restricciones informadas por el fabricante. Es importante tener en cuenta que las cuerdas de nylon comunes no deben usarse como líneas de vida.

Independiente de su material, las líneas de vida horizontales e inclinadas no deben permitir el paso de sus deslizadores a través de sus anclajes extremos, con el fin de evitar desconexiones accidentales. Esta restricción puede estar incorporada en los anclajes extremos, o bien provista por componentes adicionales.

Las funciones de una línea de vida provisoria y de una línea de vida fija son distintas. Mientras la permanente es para el acceso constante a una cubierta donde se trabaja o mantiene, la temporal es solo para el acceso a un lugar de trabajo que está en obra o donde se necesita generar una línea de trabajo que sea removida al fin de las labores. A pesar del atractivo económico que presenta una línea de vida temporal, es mucho más recomendable instalar un sistema de línea de vida permanente, ya que este último tiene varias ventajas, como menor tiempo de operación (se elimina la necesidad de instalar y desinstalar una línea temporal cada vez que inicia y termina la jornada laboral), mayor obsolescencia (la vida útil de una línea temporal es en promedio 6 meses, mientras que una línea de vida permanente puede llegar a 20 años) y minimizar el riesgo de error humano al requerir menos acciones manuales (en la línea temporal, el usuario debe conectar ambos extremos, tensar y conectar su elemento de amarre a la línea de vida, existiendo riesgo de cometer errores en cada uno de estos pasos que pueden traer consecuencias fatales, mientras que en las líneas de vida permanentes el usuario sólo debe conectar su carro de traslación) Entre los componentes que debe tener una línea de vida destacan los puntos de anclaje intermedios, que deben permitir el tránsito continuo del usuario mediante un carro deslizador y que también deben cumplir la función de absorber energía en caso de una caída.

Elegir bien quien va a instalar la línea de vida es muy importante. La mejor opción el que el mismo fabricante sea quien supervise todo el proyecto, para garantizar la certificación y correcta instalación de principio a fin. Solo aquellos profesionales certificados por el fabricante de los sistemas a instalar, conocen las exigencias legales y el uso correcto de la línea de vida. En SEGMA somos representantes de FallProtec® para Chile y el resto de Latinoamérica y estamos autorizados para instalar todos sus sistemas de seguridad ocupacional, entre los cuales destacan 2 sistemas de Líneas de Vida: Securope® y Securail®

Si necesitas instalar una línea de vida y quieres contar con un equipo especializado, visita http://www.segma.cl/services/ y si deseas cotizar líneas de vida marca Fallprotec® déjanos tus datos de contacto en http://www.segma.cl/contactanos/