Publicado el Deja un comentario

Entrevista: Con la seguridad no se improvisa, el serio proceso de la certificación

Hablamos con Javier Pérez de Arce, Gerente de Operaciones en Segma, quien tiene a cargo toda la línea de producción, el abastecimiento de insumos de producción y toda el área de certificación de los productos que se producen en la empresa. Javier, un experto en el área, nos cuenta y aclara todas nuestras dudas sobre la importancia y procesos de certificación.

Javier, cuéntanos ¿Por qué se certifican los productos?
Para contarte eso debemos remontarnos a principios de los años 80, exactamente a marzo del 82 cuando se publica el decreto supremo número 18 que establece que “todos los aparatos, equipos y elementos de protección personal contra riesgos de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales que se utilicen o comercialicen en el país, sean ellos de procedencia nacional o extranjera, deberán cumplir con las normas y exigencias que rijan a tales artículos según su naturaleza”.
También este decreto indica que las personas , entidades y empresas que fabriquen, importen , comercialicen o utilicen este tipo de artículos deberán controlar su calidad en las instituciones laboratorios y establecimientos autorizados para esto, quedando el Instituto de Salud Pública (ISP), a través de su Departamento de Salud Ocupacional, como fiscalizador de todos los organismos que controlan y certifican dichos productos. Desde aquí es donde nace en Chile la necesidad y obligatoriedad de certificar todos los productos que nosotros fabricamos.

¿Entonces es el ISP el que certifica?
No, no. El ISP no certifica ya que después de la publicación del decreto nace la norma chilena 1258 que es la que establece todos los requisitos que deben cumplir todos los elementos que estánorientados a la protección de personas que están en riesgo de caída por sus distintas actividades.
Esta norma, aún vigente en Chile, se utilizó por mucho tiempo para realizar las certificaciones a través de un centro de certificación que cumplía con todos los requisitos requeridos. Sin embargo, debido a diversos factores, finalmente el ISP decidió retirar la facultad certificadora a este centro.
De este modo quedamos sin institución que pudiese certificar a través de la norma 1258 y así nace la iniciativa de los fabricantes junto con los profesionales del ISP de acogerse a alguna norma extranjera, ya que para empresas responsables como Segma, se hace muy necesario que sus productos sean reconocidos como productos de calidad en el mercado.
La idea entonces de acogerse a alguna norma internacional para poder certificar a través de algún instituto extranjero, nos planteaba dos escenarios: O nos certificábamos bajo norma europea o lo hacíamos bajo norma norteamericana, que fue la que finalmente Segma escogió.

¿Y por qué eligieron la norma norteamericana?
Por que es más rigurosa que la norma europea y se acerca más a la norma chilena. Además se relaciona más a nuestros productos y a los procedimientos que nosotros ya manejábamos.

Entiendo entonces que Segma hoy certifica sus productos bajo norma norteamericana, ¿cuál es esta norma?

Básicamente son 2 normas. Una de ellas es la ANSI Z359 que certifica todos los productos que están destinados a un uso industrial en general y la norma ANSI A1032 que cumple con los mismos principios pero para productos que están orientados para las actividades de construcción y demolición.
Nosotros certificamos un mismo producto bajo ambas normas ya que estás dos normas se complementan abarcando todo el espectro.

¿Y cómo es entonces el proceso para certificar bajo norma norteamericana?
Cuando nosotros desarrollamos un producto nuevo o innovamos en algún producto que ya tenemos, realizamos un modelo de éste y nos ponemos en contacto con un laboratorio de Estados Unidos llamado UL, que es muy reconocido internacionalmente como una de las empresas más grandes de certificación no solo en esta industria si no también en la industria electrónica, deportiva, etc.
Cuando tomamos contacto con ellos le contamos en el proyecto en que estamos, les enviamos fotografías y ellos nos hacen “feedback” comentándonos cuáles son los requisitos que debiésemos cumplir para certificar el producto.
Tras realizar test de distinta índole a través de protocolos estandarizados de forma muy rigurosa y verificar que el producto cumple con todas las normativas, nos notifican formalmente que se cumple con lo que la norma establece, y a partir de ahí ya podemos comercializar con la certificación respectiva.Luego nos solicitan muestras del producto terminado tal como lo comercializaríamos y también de los elementos que componen el producto. Entonces en laboratorio ensayan el producto, cómo se comporta de manera integral y también realizan ensayos de manera individual a cada una de las partes.

¿Entre que el producto entra en proceso y sale de éste, hay idas y vueltas, sugerencias de mejoría, desarrollos, etc.?
Exacto, nosotros tenemos bastante comunicación con el laboratorio y en la medida que van realizando cada test, nos comentan lo que aprueba y lo que no, ya que hay algunas situaciones que pueden no estar de acuerdo con la norma. Así nosotros tenemos que realizar ciertas correcciones, hacer ensayos internos y enviar nuevas muestras para que puedan seguir avanzando en el proceso para conseguir la certificación.
Este proceso tarda por lo general entre 3 a 4 meses desde que enviamos un modelo hasta que recibimos la certificación.

¿Hoy en día Segma está con nuevos productos para certificar?
Nosotros certificamos constantemente ya que siempre estamos visitando las ferias más grandes del mundo sobre nuestra industria tomando nuevas ideas y tecnologíaspara mejorar y desarrollar productos nuevos. Además tenemos proveedores de estándar mundial que están constantemente innovando en insumos y, para integrarlos a nuestra oferta, deben ser aceptados por el mercado y validados por la autoridad, por lo que contemplamos que estén siempre bajo una certificación.

Es decir ¿no sólo frente a un producto nuevo se certifica si no que también frente a las modificaciones de los productos actuales?
Así es, la norma ANSI certifica productos terminados, entonces cuando diseñamos un producto o lo modificamos, cambiamos un proveedor, un material o simplemente cambiamos el diseño, debemos enviarlo a certificar nuevamente ya que el UL realiza auditorias trimestrales de nuestros procesos y productos para asegurarse que lo que entregamos al laboratorio y que ellos tienen en sus registros sea lo mismo que estamos fabricando, sin ninguna variación.

Evaluando condiciones de alto riesgo para trabajo en altura

Dentro de las condiciones de alto riesgo para realizar trabajo en altura se encuentran las “condiciones laborales inseguras” en donde destacan las superficies de trabajo, condiciones climáticas adversas, equipos de trabajo inadecuados y los peligros anexos como presencia de electricidad, bordes cortantes, etc.
De esta forma debemos entender que en situaciones como las actuales donde tenemos una gran cantidad de lluvia, se generan variadas condiciones de riesgo, que van desde las superficies resbaladizas o reblandecidas producto del agua, posible presencia de zonas electrificadas, desestabilización por viento o inestabilidad de las superficies. Por ello debemos evitar toda acción de trabajo en altura que represente hacer caso omiso de las condiciones imperantes.
Ante estas situaciones recomendamos evitar el trabajo en altura hasta que las condiciones climáticas lo permitan. En caso de ser realizados al interior o bajo techo, nunca olvidar realizar una evaluación del entorno en relación a zonas con humedad, posibles contactos eléctricos afectados por el agua y sobre todo, mantener siempre especial atención en la estabilidad de los puntos de anclaje y superficie trabajar.
Recuerda que siempre puedes contar con tu prevencionista de riesgos para ayudarte a evaluar si tus labores pueden o no ser realizadas bajo las condiciones que tu zona de trabajo presenta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *