Publicado el Deja un comentario

Jaime Arestegui, co-fundador de Tornamesa Centro de Escalada: “La escalada como deporte no está ajena a la realidad del trabajo en altura”

Desde su fundación el año 2012, Tornamesa Centro de Escalada (Valparaíso) se ha convertido en un lugar de formación para deportistas y aficionados de la escalada. Dentro de este proyecto, Jaime Arestegui (41 años) tiene un rol primordial como el responsable del área de trabajos verticales en Tornamesa. Con su formación de bombero y especialista en rescate con cuerda, también trabaja en el área industrial y es co-fundador de la empresa Rope Access, razón que lo ha llevado a explorar distintas áreas relacionadas con el mundo de las cuerdas. Conversamos con él para conocer los orígenes del proyecto Tornamesa y sus recomendaciones para realizar un trabajo vertical eficaz y seguro.

¿Cómo se gestó el proyecto Tornamesa?

Nace bajo la inquietud de 3 socios porteños, quienes practicamos montañismo: Héctor González, Miguel Arestegui y yo. Nuestra idea era acercar los deportes de montaña a la ciudad, principalmente la escalada. Como base para comenzar con el proyecto, consideramos la Antigua Tornamesa Barón (de ahí nuestro nombre) ya que la idea también consideraba la puesta en valor y rescate de este importante hito arquitectónico industrial del siglo XIX.

Con el tiempo nos dimos cuenta que desde el deporte podemos abordar distintas temáticas, como la social y patrimonial, acercando la escalada a distintas organizaciones y mostrando nuestra disciplina escalando distintos puntos emblemáticos de Valparaíso como Ex Cárcel, el Reloj Turri y el Campanario de la Catedral de Valparaíso. Para cada una de esas producciones hemos considerado los más altos estándares de seguridad y rescate, ya que no solo se ve involucrado el deportista que escala, sino que también los equipos de filmación, el entorno, las personas que transitan dichos lugares y la integridad del edificio mismo.

¿El proyecto Tornamesa cuenta con auspicio de alguna marca o institución?

Ninguno, partió con financiamiento de sus socios. Ya con experiencia y el posicionamiento mismo del proyecto, nos ha permitido trabajar con empresas especialistas del rubro. Además hemos diversificado nuestros servicios en el área deportiva, social e industrial desarrollando proyectos junto a Rope Access.

 

¿Qué se requiere para aprender a escalar en Tornamesa?

Tener las ganas de querer hacer algo distinto y pasarlo bien. La escalada es un deporte que puede practicar cualquier persona y la que desarrollamos en Tornamesa, está orientada al boulder; muro de baja altura (4 metros) que privilegia movimientos de potencia, equilibrio y flexibilidad.

 

¿Por qué es tan difícil aprender a realizar maniobras de rescate en suspensión?

Podríamos hablar de distintas maniobras de rescate, la mayoría son en equipo, pero quizás la más compleja es el rescate de una persona en suspensión, ya que es el rescatista de forma individual quien debe ejecutar las maniobras de liberación de la víctima, la cual consiste en varios pasos que requieren de ejecución técnica, coordinación y rapidez para realizara una maniobra exitosa. Esto último es fundamental para evitar el síndrome del arnés u ortostático. De hecho, una de las pruebas de la metodología GRIMP (Grupo de Reconocimiento e Intervención en Medios Peligrosos) es realizar el rescate de una persona colgada en menos de 5 minutos. Esta especialidad se formó en Francia hace 30 años, con la finalidad de entrenar a los bomberos para operar en medios como acantilados, quebradas, puentes, edificios y cuevas, entre otros.

 

¿Cuáles son los mayores desafíos del trabajo vertical en Chile?

Pienso que uno de los principales desafíos está en poder normar a nivel nacional los trabajos verticales, y si bien existe una normativa que regula el trabajo en altura física, no existe una específica a nuestro rubro. Por ahora, son algunas empresas de trabajos verticales las que están invirtiendo en cursos y certificaciones, una de las más conocidas y avaladas a nivel internacional es IRATA. Estos procesos de formación que se están realizando por iniciativa de los propios verticalistas y/o empresas. Si bien es un tanto lento y lleva poco tiempo realizándose, va a permitir que en el futuro se tome conciencia y se valorice mejor el trabajo que realizamos, el cual es altamente técnico y de competencias específicas.

¿Qué certificaciones tienes?

Tengo certificación IRATA nivel 1, el cual me permite generar una metodología de trabajo, algo que es fundamental para plantear de forma correcta los distintos desafíos que enfrentamos. Y en ámbitos de rescate, estoy certificado por la metodología francesa de rescate GRIMP Nivel 3 (instructor y jefe de unidad). Esta última me permite preparar y dirigir la formación de un rescatista, y a su vez, supervisar maniobras grupales de rescate. Es importante señalar que cada cuerpo de bomberos en Chile es autónomo con respecto al tipo de metodología y normas que ocupan en sus rescates, al menos en Valparaíso, la metodología GRIMP nos ha sido de gran ayuda considerando la geografía y dificultades de acceso que tiene la ciudad.

¿Cuáles son tus referentes (deportivos o de trabajo vertical)?

Me atrevería a decir que Carlos Vidal, quien fue unos de los pioneros en la zona y, en su momento, supo adaptar de manera notable su formación como montañista al ámbito de los trabajos verticales. Además de ser formador de muchas personas que hoy en día se dedican en este rubro.

¿Perteneces a alguna federación?

No, y desconozco si existe alguna.

¿Qué implementos usa en acceso por cuerda?

Un arnés de cuerpo completo con 5 argollas, un sillín que te permite tener un mayor confort, un dispositivo de descenso con autobloqueo, un dispositivo anticaídas con amortiguador de impacto, un bloqueador ventral y un bloqueador de puño. Además, se debe considerar una cuerda de trabajo (por donde se desciende) y una cuerda de auxiliar o de respaldo en caso que falle la de trabajo.

Cada equipo debe mencionar en su etiqueta las normativas que cumple, asociado a esto debe haber un procedimiento y ficha de revisión de equipo entregado por el fabricante.

¿Cada cuánto cambia sus implementos?

Es relativo, como ejemplo la regla es que cada vez que el equipo es sometido a una carga importante (detención de caída) o expuesto a algún tipo de químico que pueda dañar los elementos textiles de éste, se debe dar de baja inmediatamente. Lo importante es ser rigurosos con los chequeos y seguimientos de uso; el historial que tengamos de nuestros implementos, nos permitirá, junto con las especificaciones del fabricante, saber cuando dar de baja un equipo o no.

¿Has realizado trabajos en espacios confinados?

Sí, principalmente en ámbitos industriales como termoeléctricas y plantas químicas, donde las condiciones son controladas. Distinto es el caso de un rescate, en donde si bien existe una forma de abordar la emergencia, se debe actuar bajo un escenario en donde se desconoce previamente la situación, y que además está condicionado bajo factores de tiempos y efectividad en la respuesta para salvar a la víctima.

¿Qué consejos le daría a alguien que quiere comenzar a realizar trabajo vertical?

Que se certifiquen, eso les dará una herramienta valiosa. Tanto en la escalada como en los trabajos verticales, educarse y entender que nuestras disciplinas son de riesgo, es el primer paso para comenzar con una práctica responsable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.