Publicado el

La historia del Kevlar y sus usos en la seguridad en altura

A comienzos de los años sesenta, la compañía DuPont estaba interesada en obtener una fibra más resistente que el nylon. La científica norteamericana Stephanie Kwolek, quien trabajaba para dicha compañía, fue la primera en sintetizar esta nueva poliamida: el Kevlar.  El descubrimiento marcó un antes y un después en el desarrollo de nuevos materiales poliméricos. En la actualidad, hay dos tipos de fibras de kevlar: kevlar 4 y kevlar 28,  este último es el que se usa para tejidos. Entre sus aplicaciones están la fabricación de cables, ropa resistente (de protección), arneses para trabajo en altura y chalecos antibalas.
Las fibras de Kevlar consisten en largas cadenas de poliparafenileno tereftalamida, una molécula que soporta altas temperaturas  (entre 420 y 480 grados Celsius) y con la que se puede construir equipos ligeros, resistentes, con alta resistencia al corte y resistentes a la corrosión. El Kevlar es inherentemente resistente a las llamas y, a diferencia del nylon, el poliéster y el polietileno, no se funde. Además, tiene una baja conductividad eléctrica, posee una excepcional resistencia a la tracción y una elongación a rotura en torno al 3,6 %, que le permite absorber mayor cantidad de energía que el acero antes de su rotura. Por estas razones, hablamos de un material idóneo para elaborar prendas de protección laboral.
En Segma fabricamos productos en Kevlar con alta calidad y variedad de prestaciones, como arneses y amortiguadores de gran resistencia ignífuga y dieléctrica. Uno de estos productos es el arnés Yardbird Kevlar, pensado como arnés básico de trabajo para labores específicas de posicionamiento en las cuales se requiere un producto robusto de altas prestaciones ignífugas, anticorte y dieléctricas. Cuenta con argollas y hebillas de ajuste plastic molding con testigo de desgaste de color rojo logrando aislamiento óptimo para prueba de tensión de hasta 10 kV, sin producirse ruptura dieléctrica. Está recomendado especialmente en labores de soldadura, ambientes explosivos, de alta tensión y líquidos corrosivos.

En el caso de las labores de progresión en torres de telecomunicaciones y torres de alta tensión, hemos creado RedHawk Kevlar, un arnés resistente al arco eléctrico y fabricado con cinta de KEVLAR de 45 mm de alta resistencia de 2500 kF. Otra de sus características es que todas sus argollas y hebillas están revestidas con  polímeros.
Es importante usar estos arneses en conjunto con un disipador de impacto del mismo material, como el Amortiguador Floyd Kevlar, diseñado para trabajos en altura de escalada o movimiento constante del trabajador. Está fabricado con cinta de Kelvar de 28mm y cada extremo de la cinta está rematado con una costura automática de barra de seguridad en hilo de kevlar, para compatibilidad de propiedades con la cinta.