Publicado el

Protege a tus trabajadores con Redes de Seguridad Colectivas

En general, la construcción de nuevos edificios es un trabajo peligroso, no solamente para los operarios sino también para personas que por diversas circunstancias deban circular cerca de la obra. Antes de que comience la construcción de un edificio, es necesario evaluar los posibles peligros y desarrollar un plan para reducir al mínimo las posibilidades de que ocurran accidentes. Es ahí donde entran en juego las redes de seguridad colectiva.

Las redes de seguridad colectiva cumplen la importante labor de proteger ante la caída de personas en el desempeño de los trabajos en altura, además de proporcionar restricción a espacios con peligro de caída libre. Existen varios sistemas de redes, con características específicas cada uno.

En SEGMA trabajamos con sistemas de redes tipo U, V, S, T y Redes bajo forjado. Su clasificación se debe a su modo de empleo. Los sistemas en V proveen de protección vertical perimetral por el exterior del borde y con soporte tipo mástil. Por otro lado, los sistemas en S dotan de protección horizontal, y son muy útiles en patios interiores, shafts o aperturas horizontales. Este sistema no incluye soporte metálico adicional.
Después, encontramos los sistemas en U, que son utilizados como protección perimetral por el interior del borde de una edificación, instalados directamente entre losas y/o con soporte metálico tipo barandilla. Los sistemas tipo T también proveen protección perimetral exterior de borde, para riesgo de caída a distinto nivel por aperturas situadas por encima del punto de instalación de la red, van con soporte metálico tipo ménsula instalado horizontalmente. Y por último, existen sistemas de redes bajo forjado, que otorgan protección horizontal durante el avance de los trabajos previos de encofrados para avance losas.

Las redes de seguridad son provisionales, puesto que se usan durante la ejecución del proyecto correspondiente. Un complemento de ellas, son las líneas de vida provisorias, que permiten la protección de 1 a 4 usuarios con una rápida y sencilla instalación. en caso de trabajos de forjados.

La instalación de un sistema de redes de protección colectiva es variable según el tipo de sistema y las medidas de la zona a proteger.
Un Sistema V requiere un mayor tiempo de instalación que cualquier otro sistema, puesto que lleva además de las redes, el soporte tipo mástil, cordelería y anclajes. Por su lado, un Sistema S no lleva perfiles ni soportes, lo que se traducen en un menor tiempo de instalación.

 

Una ventaja de las redes, es que si se mantienen en buen estado, se pueden volver a usar. Las redes disponen de 3 testigos, los cuales se han de ensayar a tracción con un plazo de 1 año por testigo, si el resultado es aceptable, se pueden certificar nuevamente para su reutilización. Dicho sea esto, las redes tienen fecha de vencimiento de 4 años desde la fecha fabricación. También se han de reemplazar cuando hayan sufrido un impacto por caída de persona, material pesado, vertido de productos químicos, que la inspección visual indique deshilachado, pérdida del material de la red o cortes parciales, entre otras fallas.

Durante el montaje de las redes, deben realizarse las inspecciones correspondientes. Revisar la existencia de la etiqueta identificativa de cada red, hacer una inspección visual de su estado general (que esté sin defectos, cortes, aplastamiento ni abrasión). También debemos preocuparnos del correcto estado de la unión o cosido entre los paños de red y su eficiencia; verificar que las cuerdas de atado y unión son las que corresponden al sistema; velar por la correcta instalación y replanteo de los anclajes mecánicos de amarre de las redes, de los pescantes metálicos de sustentación de las mismas y de las garras u omegas soporte de los pescantes.

 

En resumen, para proteger la vida de tus trabajadores (y de las personas que transitan cerca de un edificio en construcción) es tan necesario incorporar los diferentes sistemas de redes de seguridad y otros sistemas de protección colectiva, como que los operarios conozcan bien cómo usar e instalar esos equipos y reconocer cuando es necesario cambiar o reparar cualquier dispositivo contra caídas que esté dañado o defectuoso. Para ello se ha de contemplar la formación e inducción del personal responsable al cargo de dichas protecciones, mediante el desarrollo de procedimientos y protocolos y su implementación mediante jornadas de seguridad programadas.